¿Se pueden vender las cuentas de Instagram? Descubre cómo

Vender las cuentas de Instagram puede ser la mejor solución si te ves en la necesidad de dejar de gestionarlas. Quizá un cambio laboral, o la obligación de dedicar más tiempo a otros proyectos no te permitan seguir adelante con alguno de tus perfiles de Instagram. Y es una lástima echar a perder tanto trabajo si has creado una buena comunidad con gran engagement.

Así que la mejor solución puede ser amortizar de alguna manera todo el esfuerzo y dedicación que has invertido en ese proyecto para que no caiga en saco roto.

Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que Instagram prohíbe expresamente la compraventa de cuentas. De hecho, al crear un perfil en la plataforma, esta es una de las cláusulas que aceptan los usuarios. En concreto, a este respecto Instagram incluye en sus condiciones de uso el siguiente párrafo:

“No puedes intentar comprar, vender o transferir ninguna parte de tu cuenta (incluido el nombre de usuario), ni solicitar, recopilar o usar credenciales de inicio de sesión o insignias de otros usuarios”.

El mercado de la venta de cuentas de Instagram

A pesar de esta restricción, ha surgido un auténtico mercado negro de cuentas de Instagram. Empresas, marcas y vendedores en la plataforma de todo el mundo buscan, en ocasiones, echar mano de las enormes fuentes de tráfico que suponen algunas cuentas en Instagram.

Por ello, están dispuestas a invertir importantes sumas de dinero para adquirirlas. Pero ¿qué es lo que hace que una cuenta de Instagram sea codiciada?

A continuación tienes algunas de las claves que dan respuesta a los enigmas de este negocio. Un trueque que, si bien no está permitido, es ya un fenómeno muy habitual desde hace unos pocos años.

Instagram es una de las redes sociales más rentables

Social Traffic SandvineSegún el último estudio de Hootsuite, Instagram ha alcanzado en 2019 los 1000 millones de usuarios. Con un público tan amplio, no es de extrañar que sea una de las redes sociales más rentables.

Y no solo esto, hay otros factores importantes que llevan a las empresas a querer tener presencia en esta plataforma.

De hecho, Instagram es la red social que más tráfico genera después de Youtube. Esta última es una plataforma audiovisual. Y el peso que tiene el vídeo en la generación de tráfico no tiene parangón. Razón por la cual el estudio de The Global Internet Phenomena Report de Sandvine considera a Youtube aparte. Sin embargo, deja patente que Instagram supone el 42,19% del tráfico social.

Además, se trata de una plataforma basada en imágenes y vídeos, sobre todo, gracias al éxito de las stories y de IGTV. Por otro lado, es un hecho que hasta el 40% de las personas reaccionan mejor cuando hay un estímulo visual.

La consecuencia es que las marcas consiguen un gran engagement gracias a sus contenidos en Instagram. Esto hace a esta red social muy deseable para conseguir tener un gran alcance y generar awareness de marca.

Cómo, dónde y a quién vender las cuentas de Instagram

Así que, sí, vender las cuentas de Instagram es algo que la plataforma prohíbe de manera explícita. Sin embargo, los perfiles más virales tienen un potencial enorme para atraer grandes volúmenes de tráfico dirigido. Son de gran utilidad para las empresas porque las ayudan a crecer, mejorar su imagen de marca y llegar más fácilmente a sus públicos. Todo ello, ahorrando el gran esfuerzo a las marcas de empezar de cero a conseguir seguidores.

Si estás pensando en vender las cuentas de Instagram seguro que tienes muchas preguntas al respecto: ¿cuánto puede costar la cuenta? ¿cómo encontrar comprador? ¿en qué se fijan las marcas para comprar una cuenta? Aquí tienes algunas respuestas a estas preguntas para que encuentres más sencillo este proceso:

¿Quiénes compran cuentas de Instagram?

No todas las cuentas son interesantes para la venta. Es decir, tu cuenta personal donde publicas tus propias fotos difícilmente le interesará a un comprador. Lo que se busca son cuentas de temáticas populares con contenido genérico sobre algún sector: moda, gastronomía o viajes, por ejemplo.

Además, deben contar ya con una comunidad activa. Para las marcas esto supone tener parte del trabajo hecho cuando comienzan su estrategia de content marketing en Instagram, ahorrando tiempo y costes.

Por tanto, este es uno de los dos perfiles de compradores que existen para cuentas de Instagram. Las empresas emergentes que buscan tener una base de seguidores a los que vender sus productos y que están dispuestas a pagar por ahorrarse ese trabajo de fondo.

Pero por otro lado, también ha surgido un tipo de comprador que lo que busca es la especulación con cuentas de Instagram. Personas que se dedican a comprar y vender las cuentas, adquiriéndolas por poco dinero y vendiéndolas mucho más caras a otras empresas.

Esto se ha constituido en un auténtico negocio. E incluso hay quien se dedica a crear cuentas y prepararlas para la venta consiguiendo seguidores para poder sacarles mayor rentabilidad con la venta.

¿En que se fijan las marcas cuando quieres vender las cuentas de Instagram?

Para poder vender las cuentas de Instagram, hay tres factores que debes tener en cuenta:

  1. Nombre de usuario.
  2. Número de seguidores.
  3. Engagement de la cuenta.

De estas tres cuestiones va a depender fundamentalmente que a una marca pueda interesarle adquirir alguna de tus cuentas de Instagram

1.- Vanity Names: los nombres de usuario más codiciados

Además de las cuentas por su contenido, también se ha instaurado un negocio muy grande en cuanto los nombres de usuario. Para aquellos pioneros en Instagram por allá en el 2010 hacerse con un nombre de usuario corto y que describiera el tema central fue algo sencillo.

Hoy, frente al extendido uso que tienen las redes sociales, los usuarios se ven en la obligación de usar combinaciones alfanuméricas para obtener un nombre que no esté registrado.

Los vanity names al final son nombres de usuario personalizados, normalmente muy cortos, y que resultan muy sencillos de recordar. Un ejemplo de ello fue protagonizado por el gobierno de Israel, al que no le tembló el pulso para pagar una cifra de cinco ceros para adquirir la cuenta de Twitter @Israel que pertenecía a un empresario español del mismo nombre.

2.- El número de seguidores

Vender las cuentas de Instagram puede resultar un buen ingreso. Pero tener una cuenta con una buena cantidad de seguidores no suele ser un proceso corto. Esto requiere de un gran esfuerzo y de una buena estrategia de content marketing.

Ofrecer a los usuarios unos contenidos impactantes y relevantes sobre sus intereses para atraerlos y que te sigan es algo que cuesta mucho trabajo.

Y esto es uno de los principales factores que va a tener en cuenta un comprador a la hora de decidirse. Recuerda que lo más probable es que se trate de una marca o un influencer que necesita adquirir una cuenta con cierto rodaje para empezar a promocionar sus productos o su nombre.

3.- Engagement de la cuenta

Pero no solo busca un buen número de seguidores. Que estos sean seguidores reales y que muestren cierto engagement con los contenidos también es esencial.

De nada les servirá tener un cúmulo de seguidores inactivos. Porque los seguidores falsos no interactúan ni mucho menos compran, que es precisamente lo que buscan las marcas.

¿Cuánto puedes pedir al vender las cuentas de Instagram?

FameSwap: vender las cuentas de InstagramEsta es quizá la pregunta más difícil de responder sobre vender las cuentas de Instagram. Y es que no hay ninguna tabla orientativa que dé una pista sobre cuánto puedes pedir por ella. Pero lo que sí tienes que tener claro es que no te harás rico vendiendo cuentas de Instagram.

A menos que sea un caso excepcional en el que tu nombre de usuario registrado pueda interesarle a una de las grandes marcas mundiales, lo más probable es que no puedas sacarle más de unos pocos miles de euros como máximo.

Claro que el precio dependerá también de la temática de la cuenta. Los temas muy manidos como imágenes divertidas, memes y humor valen menos que las cuentas con contenidos más enfocados a productos o servicios. La salud, el mundo del motor o la moda tendrán más valor ya que se trata de cosas tangibles.

De todas formas, existen varios sitios donde se pueden vender las cuentas de Instagram. Es más, han surgido varias plataformas dedicadas a la compraventa de cuentas y nombres.

Una de las más conocidas es FameSwap. Solo debes registrarte en su web y te pondrán en contacto con posibles compradores. También se pueden encontrar fácilmente vía Facebook e, incluso, en páginas como milanuncios o segundamano.com.

Vender las cuentas de Instagram no está exento de riesgos

Lo que sí debes tener claro es que vender las cuentas de Instagram no está libre de riesgos. Ten en cuenta que realmente ese perfil no te pertenece. Instagram puede suspender o eliminar cualquier cuenta sin previo aviso.

No se trata de un sitio web en el que los derechos de propiedad recaen completamente en ti. Una página web puedes modificarla, moverla a otro dominio, desactivarla y volverla a activar. Y si quieres, vendérsela a un tercero sin que nadie te diga lo que tienes que hacer.

Pero una cuenta de Instagram es como alquilar un espacio. Y si rompes sus reglas (incluso por venderla) pueden cerrarla definitivamente y quitártelo todo. De poco servirán las reclamaciones una vez esté tomada la decisión.

Otro de los grandes riesgos a la hora de vender las cuentas de Instagram es encontrarte con un estafador. Cada vez son más los casos en los que el comprador termina por no pagar al vendedor. O el vendedor cobra y desparece sin facilitar los datos de la cuenta. Esto ha provocado el surgimiento del perfil de mediador. Este ayuda a que la compraventa sea segura para ambas partes. Eso sí, llevándose un buen porcentaje de la transacción por sus servicios.

Si necesitas ampliar tu negocio y llegar a tu público objetivo con contenidos de calidad pero no quieres comprar una cuenta de Instagram, Coobis es una plataforma de Branded content & Influencer Marketing que puede ayudarte a conseguir rápidamente tus objetivos. Consigue más visibilidad para tu marca con contenidos de calidad en redes sociales.