Rebranding y SEO: guía para cambiar el nombre de tu dominio sin riesgos

Branded Content

¿Estás pensando en cambiar el nombre de tu dominio? Entonces necesitas una buena estrategia de rebranding y SEO. Ten en cuenta que llevar a cabo esta modificación sin perder tu posicionamiento, requiere de un trabajo minucioso. Por eso, es necesario que aprendas algunas técnicas que te pueden ayudar.

Esto no es algo nuevo, muchas marcas populares cambiaron su identidad corporativa como parte de su estrategia de comunicación. Se trata de modificar la percepción que las personas tienen sobre la empresa, sin que esta pierda su esencia. Aunque parezca un poco complejo, no quiere decir que sea imposible. Pero sí requiere de esfuerzo y tiempo.

Lo más importante a la hora de hacer rebranding y SEO es que tu marca no pierda su posicionamiento el la web. Algo que es un verdadero reto para aquellas compañías que les ha costado obtener ese lugar en la web. Sin embargo, si cuentas con una buena planificación es posible que no pierdas tu puesto.

¿En qué consiste el rebranding?

Rebranding y SEO

El rebranding es una estrategia de marketing aplicada por las organizaciones para hacer un cambio de imagen de marca o de nombre. Puede ser una simple variación a tu identidad o una modificación radical, lo que deriva en un diseño nuevo.

Va más allá de una simple alteración del concepto o esencia de la marca. De hecho, puede haber una variación en el logotipo, textos, tipografía, la manera de desempeñar el trabajo… Se trata de refrescar ese modelo con el que ya llevas tiempo trabajando.

Sin embargo, debes ser consciente que el rebranding genera algunos riesgos y es necesario que los conozcas. Así que presta mucha atención, porque los descubrirás a continuación:

  • No representa sus beneficios ni los de su portfolio en el rebranding.
  • La marca puede perder su prestigio.
  • El cambio ejecutado no se enlaza con la marca y su portfolio.
  • Los nuevos mensajes del cambio de imagen de marca no se entienden.
  • Muchas veces la marca no requiere de ningún cambio y, al hacerlo, puede verse perjudicada.

Motivos para cambiar tu dominio

Rebranding y SEO

No cabe duda de que rebranding y SEO es un tema que interesa mucho a las marcas, especialmente, a aquellas que desean hacer una variación a su imagen. A esto se le suma el cambio de nombre del dominio, pero el verdadero reto está en realizar estas variaciones sin afectar el posicionamiento web.

Tienes que tener en cuenta que el cambio de nombre del dominio no es algo que se toma a la ligera. Debes tener motivos realmente justificables para hacer este proceso, algunos de ellos son:

  • Nombre de dominio más sencillo que esté disponible: tal vez tienes un dominio .biz o .net pero quieres cambiar a .com. Si está disponible es recomendable que lo cambies por ese último. Aplica el concepto user-friendly, es decir, un nombre fácil de escribir y recordar.
  • Cambio del nombre de la empresa: si cambias el nombre de tu marca, obligatoriamente debes cambiar el de tu dominio. Igualmente la imagen que la representa, por lo tanto sería una estrategia de rebranding y SEO, porque a su vez debes procurar mantener tu posicionamiento.
  • Consolidación de varios dominios en uno: este caso es poco común pero no quiere decir que algunas empresas no lo hayan hecho. Aplica para aquellas que tengan muchos sitios que reciben tráfico de una temática similar. Se puede crear un único sitio que reúna todo el contenido y reciba todo el tráfico.
  • No te gusta tu nombre de dominio: algunas marcas quieren renovarse desde el nombre, lo cuál es una decisión muy arriesgada. Si este es tu caso, analiza bien la situación, puesto que pones en riesgo la reputación que has ganado.

Pasos para cambiar el nombre de tu dominio

Como has podido comprobar, rebranding y SEO van de la mano con el cambio del nombre de dominio. Además, ya conoces algunos de los motivos por los cuales las marcas toman este tipo de decisiones.

Pero, ahora, es el momento de que conozcas los pasos que debes seguir para lograr hacer esta modificación de forma efectiva, así que toma nota:

1.- Selecciona y registra el nuevo dominio

registro de nuevo dominio

Lo primero que debes hacer es pensar con detenimiento cuál será el nuevo dominio de la página web. Puedes escoger un dominio nuevo o seleccionar un dominio caducado. Este último tiene ventajas, porque al haber estado activo anteriormente, cuenta con el reconocimiento de Google.

Una vez definas el nuevo nombre de tu dominio, el siguiente paso es registrarlo. Si lo deseas puedes cambiar la extensión agregándole una señal de geolocalización, por ejemplo, el .com por .es. Sino tienes la opción de cambiar la dirección completa por una nueva.

Otra alternativa es comprar un domino ya caducado, pero en este caso, debes certificar que no esté penalizado por ningún buscador. Valida si  posee contenido antiguo y revisa con detalle las estadísticas del sitio.

2.- Carga una página HTML en el nuevo dominio

Mantén informados a tus usuarios. Lo recomendable es que cargues en la misma web una página HTML. Esto te servirá para informar a tu público que la página web se encuentra «En construcción». Debe contar con una imagen informativa y texto. Así los motores de búsqueda pueden rastrear e indexar el nuevo site.

¡Ojo! es indispensable que la página mencionada sea cargada dos semanas antes de migrar todo el contenido de la web antigua. Esto te asegura que el proceso sea mucho más efectivo y también evitas perder usuarios.

3.- Indica la nueva ubicación en la web antigua

Es muy importante que menciones en la página web la nueva ubicación. De esta forma, puedes ayudar a los buscadores de Google a detectar que el nuevo dominio es un site real.

Así, no pensarán que se trata de una página ficticia, es un paso simple pero a su vez relevante.

4.- Transferir la web por partes

Luego debes proceder a transferir el subdominio y, después, las páginas de la web. Se aconseja que antes de hacer el traspaso de cualquier página, compruebes que el pseudónimo del dominio nuevo ya aparece en los motores de búsqueda de Google. Esto lo podrás evidenciar la semana posterior a la ejecución del cambio.

Si transferiste todo de forma correcta, podrás continuar con el traspaso del resto de página y de la web en su conjunto. Por este motivo, es tan importante que te asegures que el nombre aparezca en los motores.

5.- Verifica la transferencia

Tienes que verificar que todas las páginas de la web se hayan transferido. Además, también deberás hacerlo con las imágenes, archivos, vídeos y todo el contenido que deseas que se visualice en el nuevo dominio.

6.- Redireccionamiento permanente de las páginas antiguas a las nuevas

Redirección permanente 301

Otro de los pasos a seguir es redireccionar todas las páginas y cada URL antiguas a las nuevas. Tienes que realizar redireccionamientos permanentes 301, verifica que todas las redirecciones realizadas son 301. En caso de tener el número 302, se trata de redireccionamientos temporales.

Esto te servirá para traspasar a la nueva URL la fuerza del posicionamiento original, casi en su totalidad. Si este proceso se ejecuta de la forma correcta, el tráfico de la web antigua no se verá afectado.

7.- Registra los cambios en Google Search Console

Posteriormente, debes registrar en Google Search Console el cambio de dominio. Verifica que se haya registrado el de la web antigua. Si no, deberás colocar el dominio antiguo y el nuevo. En el caso de que ya esté incorporado, solamente tienes que hacer un cambio de dirección.

8.- Actualiza los links

¿Qué paso dar a continuación? Lo siguiente que debes hacer es actualizar los links externos e internos más relevantes que dirigen al site. Pero presta mucha atención, asegúrate que dirijan al nuevo dominio.

Lo más recomendable es que revises los links de servicios externos que apuntaban hacia la antigua web, para que direccionen al nuevo dominio.

9.- Crea y envía el nuevo sitemap

sitemap

Ya casi has terminado, ahora tienes que generar y subir a la raíz de la nueva página web, un sitemap. Este te será de gran ayuda en tu posicionamiento y en la estructura de tu sitio web.

Debes añadirlo a la cuenta de Google Search Console, así, los buscadores puedan indexar con mayor facilidad y rapidez.

10.- Mantén el sitio activo durante 180 días

¡Último paso! lo recomendable es que la página web antigua esté activa durante al menos 180 días. Es importante que intentes chequear regularmente los errores de rastreo para asegurarte que todas las redirecciones 301 que se han realizado desde el sitio antiguo funcionan correctamente.

Además, tienes que comprobar que la nueva web no presente ningún error 404. De llegar a presentarlo, esto afectaría de forma negativa a la navegabilidad, y Google podría penalizarlo.

Ahora que ya sabes como cambiar el nombre de tu dominio a través de una estrategia de rebranding y SEO, solo tienes que ponerte a trabajar en tu nuevo proyecto. Son varios pasos a seguir, pero nada que no puedas hacer, así que no pierdas más tiempo.

¡Ah! pero si necesitas ayuda, en Coobis ponemos a tu disposición nuestra plataforma de Branded Content con la que puedes generar más ingresos publicando en tu sitio web contenidos relevantes y de calidad. ¡Haz la prueba!