Qué es el atomic content y por qué utilizarlo en tu estrategia de contenidos

Content Marketing

El atomic content es un contenido que es publicado y distribuido según las propiedades y características de los átomos, que en resumidas cuentas, significa que son unidades indivisibles que se pueden encadenar para formar otras estructuras.

Átomo significa indivisible. Es la unidad constituyente más pequeña de la materia que tiene las propiedades de un elemento químico. Ciertamente, con el avance de la ciencia se ha descubierto que un átomo está compuesto a su vez de varios elementos. Pero, como unidad química, es única e indivisible.

Además, tiene la propiedad de encadenarse a otros átomos y crear cadenas. Es el caso de la cadena carbonada, que es el esqueleto de prácticamente todos los compuestos orgánicos y está formada por un conjunto de varios átomos de carbono.

Dividir el contenido para distribuirlo en diferentes canales digitales

La atomización consiste, entonces, traída desde la disciplina de la química, en dividir algo en partes pequeñas que ya no son divisibles, pero que conservan propiedades únicas. El concepto de atomización ha sido extendido a muchas disciplinas científicas, desde la sociología política a las tácticas militares. Y también ha llegado a la comunicación.

En el caso del marketing de contenidos  el atomic content consiste en dividir el contenido de un mensaje en partes que conservan un significado y crear con todas estas partes una táctica de distribución por los diversos canales para llegar al público objetivo con más facilidad.

La idea principal del atomic content es «divide y vencerás», como enseña el viejo adagio heleno utilizado por estrategas como Julio César o Napoleón.

¿Qué es el atomic content exactamente?

Atomic Content

El atomic content o contenido átomo es una táctica basada en crear a medida píldoras de contenido. De un tema principal se sacan pequeñas cápsulas como imágenes, vídeos, contenido para email o para redes sociales, blogs o páginas web. La naturaleza del atomic content es que se define por ser completamente dinámico.

La fuerza en la idea del atomic content es que cada usuario puede elegir, de entre la cadena de átomos de contenido, la información que desea sin que nunca deje de tener sentido. Porque el átomo por definición tiene todas las propiedades de un elemento químico y el atomic content, por muy despiezado que se presente, también conserva en cada cápsula una unidad completa de significado.

En el atomic content cada átomo es una unidad completa de información y el resultado de esta herramienta de marketing es que supone la unión de forma dinámica de todos los contenidos que se generen para comunicar tu marca, producto o servicio desde cualquier canal, medio de comunicación, redes sociales o página web.

Una manera diferente de enfocar los contenidos

Otra de las ideas del atomic content es que la percepción del receptor procesa cada cápsula informativa como si se tratara de contenido diferente, distinto y personalizado, porque le llega por el canal que él utiliza, sea el que fuere.

Es esa sensación de empatía la que hace que el usuario perciba que estás ofreciendo información exclusiva por un canal diferente, pero en el que el receptor se siente especialmente cómodo.

El atomic content te permite, en la estrategia de comunicación de tu negocio, pensar en la creación de los contenidos de manera diferente. La idea también tiene un punto verde, ecológico, porque permite reutilizar la información y los datos para, una vez reciclada y convenientemente atomizada, distribuirla por todos los canales que quieras. Así llegará contenido de alta calidad a tus receptores objetivos.

Elementos del atomic content

Distintos contenidos en landing pages

El atomic content nace con la idea de ayudar a evitar el rechazo del consumidor. El cliente objetivo se encuentra bombardeado por todo tipo de mensajes y a todas horas, y la reacción es la de rechazar todo aquello con lo que no se siente identificado.

Da igual que se le ofrezca una verdadera ganga. Puede que ni siquiera se fíe de la promoción ofertada. Necesita una identificación con la marca, el producto o el servicio. Y aquí es donde el atomic content juega un papel determinante.

Un conocimiento profundo del atomic content nos permitirá diseñar una estrategia eficaz. Se trata de conseguir que, gracias a los átomos de información presentados en cadena, el usuario reaccione. La conclusión es que el receptor realice la acción que le estás pidiendo. Y, además, la información en cadena del atomic content es reconocida como exclusiva y personal.

Los átomos de información con los que vas a trabajar se refieren a, por ejemplo, las imágenes, los asuntos de los emails o los titulares de los posts, las call to action, las ofertas, promociones y recompensas, las landing pages, o los botones de las redes sociales para compartir.

Una correcta combinación de todos estos elementos va a hacer que el receptor del atomic content se sienta atendido de forma exclusiva. Y que la conversión se encuentre más cerca que nunca.

¿Por qué aplicar atomic content?

Pildoras de contenido

Los expertos en atomic content entienden que hay, al menos, tres buenas razones para atomizar tu contenido en una estrategia de marketing:

  1. La primera de las razones es que el atomic content permite que los recursos sean más eficientes. Esta forma de crear, presentar y distribuir contenido hace que abarques más canales con tu contenido. Te evita al mismo tiempo crear contenidos distintos.
  2. En segundo lugar, el atomic content genera una relevancia mayor. La razón es porque vas a distribuir tus píldoras de contenido que luego se encadenan por múltiples canales y plataformas. La idea es que cada átomo de tu información sea completamente interesante para cada receptor.
  3. La tercera razón es que el atomic content incluye una suerte de amplificación incorporada, porque lograrás que tu contenido esté por todas partes. Se consigue así un efecto multiplicador de atención.

Cómo atomizar el contenido

El atomic content significa, por tanto, atomizar tu contenido. Se trata de píldoras que tienen significado por sí solas. De esta forma, siempre pueden encadenarse y armarse para ofrecer un significado más extenso cuando se distribuye o se publica.

No es realizar un copy-paste, un copia y pega, de tu contenido e ir distribuyéndolo por todos los canales y plataformas. Porque no es reproducir los mismos mensajes e imágenes por todas partes. Se trata, y es la clave, de adaptar el contenido a cada canal, a cada plataforma. Es una manera inteligente de distribuir los átomos de tu información hacia los lugares donde crees que serán más relevantes.

Hay infinidad de canales, plataformas y formatos para que tu atomic content sea distribuido. En general, pensarás que de alguna forma ya  estás creando atomic content y distribuyéndolo de alguna forma. Pero se necesita una estrategia y darse cuenta de todo lo que se puede hacer.

Consejos para distribuir el atomic content

Posts en blogs

Aquí tienes un listado no exhaustivo de formas para que tu atomic content sea distribuido:

  • Formatos en audio: Podcasts con todas sus plataformas, desde ITunes a Spotify, Soundcloud o Ivoox.
  • Posts en blogs: Utilizando tu propio blog o el de la empresa, invitar a algún blogger a que publique sobre tu negocio o a que postee dentro de tu propio blog de empresa, utilizando los posts en Linkedin o en Medium.
  • Formatos comunitarios: Los grupos de Linkedin, los de Facebook, los foros y los grupos de discusión que pueden generarse en múltiples plataformas.
  • Contenidos de texto extenso: Un ebook, un whitepaper, un estudio de investigación, un caso de estudio, entrevistas o testimonios de especialistas, webinars.
  • Formatos de mensajería: Correo electrónico, mensajes vía SMS, grupos de whatsapp, grupos en Telegram.
  • Contenidos de pago: Vídeo pre-roll, remarketing de display, mensajes  patrocinados en Twitter, Facebook, Instagram o Linkedin.
  • Formatos en redes sociales: Actualizaciones en Twitter, Linkedin o Facebook o Instagram.

Siempre hay que tener en cuenta que las redes sociales evolucionan a una velocidad fulgurante. Snapchat tuvo su furor hace un par de años y desapareció. Lo mismo que Periscope. Ahora Instagram se ha consolidado y la nueva reina es TikTok. El consejo es que nunca hay que dar por sentado que el ecosistema de las redes sociales está consolidado. Evoluciona constantemente.

Elige los mejores temas para aplicar esta disciplina

Para empezar a practicar el atomic content, lo primero que tienes que hacer es seleccionar los contenidos más trabajados y que tengan más material. Una buena idea es que generes un contenedor con tus mejores temas. Ahora, tienes que elegir uno de ellos y crear subtemas en píldoras específicas.

El siguiente paso es estudiar los formatos más adecuados para estos subtemas. A continuación, identifica y selecciona los canales y las plataformas que sean las más adecuadas para distribuir estas píldoras de los subcontenidos.

Ahora solo te queda mantener siempre una comunicación abierta con tu audiencia. Extraerás datos, gustos, comportamientos y una información de feed back que, bien aplicada, te permitirá mejorar tu estrategia de atomic content.

Beneficios que aporta el atomic content

Todo este trabajo de atomizar tus contenidos en píldoras, ligarlos en cadenas y distribuir cada uno de ellos por la plataforma elegida, tiene una serie de beneficios reconocibles. Algunos de los más interesantes son:

  • SEO. Multiplicas el posicionamiento en los motores de búsqueda.
  • Reciclaje. Reutilizas tus propios contenidos y ganas en eficacia.
  • Presencia web. Estás en todas partes de Internet.
  • Participación. Aumentas la interacción con los usuarios.
  • Conversión. Incrementas las oportunidades.
  • Recursos. Liberas tiempo y medios para generar nuevos contenidos.

¿Necesitas contenidos base para crear tu estrategia de atomic content? En la Plataforma de Branded Content, SEO & Influencers Coobis podrás trabajar con más de 25.000 medios e influencers. Regístrate ahora y comienza a aprovechar el potencial de esta y otras redes sociales para tus estrategias de marketing digital.