Cómo utilizar el pensamiento lateral en tu estrategia de contenidos

Thinking outside the box es la definición que mejor describe al pensamiento lateral en la estrategia de contenidos.

Verás, ¿qué pasaría si optaras por innovar precisamente en tu forma de innovar? Esta es la nueva revolución que afecta al mundo del marketing. Y que por supuesto, también tiene su cabida en tu forma de plantear estrategias de contenidos.

Si has estado trabajando estrategias de content marketing durante un tiempo, es probable que te hayas chocado al menos una vez con un muro que te limita.

De hecho, ¿alguna vez te has planteado cómo podrías crear una pieza de contenido que sorprenda a tu audiencia? ¿Te ha faltado inspiración? ¿Has estado dándole vueltas a la manera de crear contenido que te diferencie?

Sentarte a escribir un post puede ser complicado. ¿Por dónde empezar? ¿Cómo organizarlo? Incluso si tienes una gran idea para crear una historia que atrape, ¿cómo puedes hacerla aún más interesante utilizando métodos nunca vistos anteriormente?

Según Kapost, el 99% de los creadores de contenido ven la necesidad de contar con un flujo de ideas constante para sus estrategias. Y sin embargo, solo la mitad de ellos asegura tener suficientes ideas como para salir adelante.

Los temas se repiten una y otra vez. Por no hablar de las expresiones que se utilizan y de las diferentes piezas visuales que acompañan a los textos. ¿Hay algo que se pueda hacer para salir de este bucle?

El pensamiento lateral en la estrategia de contenidos rompe el muro

pensamiento lateral en la estrategia de contenidosEl pensamiento lateral tiene varias diferencias destacables con el pensamiento vertical. Sobre todo porque rompe los límites que puedas tener en tu mente para no llegar a las mismas soluciones de siempre.

Como puedes imaginar, el pensamiento lateral en la estrategia de contenidos es todo un acierto. Se buscan nuevas vías de enganchar al lector, de sorprenderlo y de retenerlo. Y todo parte de indagar diferentes aspectos y enriquecerse de ellos en lugar de apoyarse siempre en lo lógico.

El término de pensamiento lateral surgió en la década de los 60 de la mano de Edward de Bono. Éste acuñó el término a una vía para describir cómo los escritores presentan nuevas ideas al observar problemas desde otras perspectivas.

Y esta es una de las más importantes ventajas del pensamiento lateral en la estrategia de contenidos. 

Es decir, es ideal para producir contenido consistente, interesante y relevante. Aunque como puedes imaginar, requiere un esfuerzo extra, ya que necesitas salir de tu zona de confort para dar con ese factor diferenciador.

La mayoría de los seres humanos estamos acostumbrados a ver las cosas en términos de operaciones binarias. Es decir, una opción sobre la otra. Pero las ideas realmente interesantes se encuentran más allá de esta suposición de que se tiene que hacer una elección inmediata entre dos opciones dadas.

¿Cómo es el proceso del pensamiento lateral en content marketing?

  1. En primer lugar debes dar con el foco del problema que quieres resolver. Como sabes, para llegar hasta aquí habrás tenido que hacer un análisis previo de tu audiencia.
  2. Aplica técnicas laterales para generar ese pensamiento lateral en la estrategia de contenidos.
  3. Por último, darás con la idea o conexión especial con ese foco.

Este proceso añade un paso más al típico proceso de búsqueda de problema-solución. Es decir, el marketing lateral incluye una segunda fase: el desplazamiento.

Pero, ¿en qué consiste realmente este desplazamiento?

  1. Método de sustitución. Se cambia el público objetivo. Por ejemplo se cambian hombres por mujeres como hizo Gillette Venus, que lanzó un nuevo producto para las mujeres.
  2. El método de la inversión. En este caso podría cambiarse la celebración una boda por un divorcio.
  3. Método de combinación. Por ejemplo, un lanzamiento de ropa para padres e hijos.
  4. La exageración. Consiste en pensar en algo que realmente impacte. Por ejemplo, una cerveza de 10 litros.
  5. El método de la eliminación. ¿Qué me dices de los móviles sin teclas?
  6. Reordenación. Mientras en el marketing más tradicional un negocio es un cliente, el pensamiento lateral en la estrategia de contenidos apuesta por la microsegmentación. Es decir, un único cliente es una oportunidad nueva de negocio.

Lateral Thinking: la búsqueda de los ‘eurekas’

El pensamento lateral en la estrategia de contenidos es ideal para exprimir tu pensamiento. Y en este caso, conseguir inspiración para crear buenos posts. Para ello se ponen en práctica dos situaciones opuestas relacionadas con la forma en que pensamos.

  1. En primer lugar debes poner en marcha tu sentido más trabajador. aquel que te permite ser objetivo, hacer análisis, tener varios enfoques… Es tu parte más estratégica y lógica.
  2. Y por otra parte, está la creatividad. Necesitas unir tu parte más racional con la improvisación absoluta.

Al combinar estas dos tendencias de manera equilibrada, la forma en la que surgen ideas cambiará sin que te des cuenta. De hecho el pensamiento lateral en la estrategia de contenidos te permitiría romper tus patrones más rígidos para lograr algo muy complicado: Inspiración.

Claves del pensamiento lateral

Si lo que quieres es poner en práctica el pensamiento lateral en la estrategia de contenidos, antes de nada necesitas saber de qué está compuesto. O al menos, qué más pasos deberías seguir para conseguir nuevas ideas y resultados.

1.- Comprobación de suposiciones

Por norma general, cuando existe un problema se da por supuesto que la solución real es la más lógica o la más común. Y eso no es cierto. Tener una mente más abierta te permitirá hacerle frente a cada bache como si éste fuera nuevo. Independientemente de que hayas pasado por esa situación 15 veces antes, conseguirás no dar por sentada la solución más obvia.

2.- Planteamiento de las preguntas adecuadas

Es muy probable que la mayor parte de tus fracasos en content marketing se hayan dado por no saber hacer frente al problema. Y esto pasa por generar las preguntas equivocadas.

La solución a los problemas pasa por saber exactamente qué preguntas formular. Y este proceso necesita ir desde un ámbito más general hasta los detalles más específicos. Solo así podrás dar con el quid de la cuestión y dejar a un lado las hipótesis más obvias. Que precisamente son las que dispersan este camino y no te permiten encontrar otras alternativas.

3.- La creatividad

No todo el mundo es igual de creativo. Sin embargo este es un aspecto que se puede trabajar poco a poco. La mente también se entrena, y tienes que entender que el pensamiento lateral en la estrategia de contenidos pasa por incluir la imaginación en cada momento.

Olvídate de los enfoques más sistemáticos y apuesta por mirar al problema desde otros ángulos. Quizás des con soluciones no convencionales, pero es muy probable que sean éstas las que realmente te lleven al éxito.

4.- No olvides el pensamiento lógico

Si lo recuerdas, la clave del pensamiento lateral está en saber combinar perfectamente la lógica y la creatividad. Lo racional y lo irracional. Y por eso mismo ninguna estrategia podría funcionar sin este combo.

Jamás dejes a un lado tu pensamiento razonable. Puedes experimentar con nuevas ideas, métodos y técnicas. Pero si estas no son viables no tendrás nada que hacer.

¿Cómo entreno mi pensamiento lateral?

pensamiento lateral en la estrategia de contenidosNecesitas poner en práctica todas estas ideas. Sobre todo si quieres salir de tu zona de confort y no estancar tu estrategia de contenidos. ¿Imaginas qué puedes hacer para trabajar este nuevo método?

  • Think outside the box. En este mundo no puedes dar nada por hecho. Cuestiónate absolutamente todo. Y si ves que el tema a tratar no te convence, cámbialo.
  • Redacta varias alternativas a tu tema. De esta manera podrás dar con ideas que lo complementen y que también necesiten de ciertas explicaciones. Tu audiencia lo agradecerá.
  • Brainstorming. No pierdas tiempo en esto pero acostúmbrate a generar nuevas ideas diariamente.
  • Las situaciones más random son tus aliadas. Saca provecho de cualquier detalle que te llame la atención. Y si no, provoca tú mismo una situación nueva. Por ejemplo, abre el diccionario en una página aleatoria y busca una palabra relacionada con tu negocio. Busca cómo integrarlo con tu marca y adelante.
  • Muévete. La inspiración no llegará a ti si estas sentado o tienes una rutina muy establecida. 
  • Pide ideas a tus compañeros de trabajo, familiares y amigos. 

Complementar este pensamiento lateral en la estrategia de contenidos no es fácil al principio. Sin embargo cuando sales de tu zona de confort es cuando poco a poco va resultando más dinámico y sencillo.

 Y si no, siempre puedes pedir ayuda externa. Por ejemplo a Coobis. Se trata de una plataforma de content marketing especialista en blogs, que cuenta con un directorio magnífico de medios y editores. ¿Estás preparado para hacer brillar tu blog?