Malas prácticas en Linkedin que debes evitar

Es importante evitar malas prácticas en Linkedin. Algo que aplica tanto para las marcas como para los perfiles personales. La razón es que Linkedin es una red social para profesionales que se ha convertido en la más importante del mundo en el ámbito laboral y de las relaciones empresariales.

Linkedin es una comunidad social orientada a las empresas, a los negocios y el empleo. Su funcionamiento comienza con el perfil de cada usuario, que publica su currículo y su experiencia profesional así como sus aficiones y especializaciones. Lo que hace esta plataforma es poner en contacto todos estos perfiles de los usuarios. Por esta razón, realizar malas prácticas en Linkedin puede llevarte a una pérdida de reputación peligrosa.

Las estadísticas de Linkedin en 2019 son apabullantes. Su audiencia se ha incrementado de manera exponencial desde su creación a finales del año 2002, hace ya diecisiete años. Esta red social cuenta, a día de hoy, en 2019, con más de 610 millones de usuarios. Ha aumentado en 123 millones en los últimos dos años.

Como dato de su capacidad de enganche de nuevos usuarios, dos profesionales se registran en Linkedin cada dos segundos, a nivel mundial. Aquí radica la importancia de evitar las malas prácticas en Linkedin.

Más que un curriculum online

CV onlineLa conclusión es que Linkedin es algo mucho más importante que un currículum vitae on line. Es importante conocer el funcionamiento de esta red social profesional para poder evitar las malas prácticas en Linkedin.

Por supuesto que para empezar tus primeros pasos en Linkedin es importante tener preparado tu currículo y una cuenta de correo electrónico. Linkedin te pedirá que crees una contraseña e, inmediatamente, te generará tu propio perfil en esta red social.

Aquí empieza la primera piedra para construir un buen perfil y evitar las malas prácticas en Linkedin. Rellena con honestidad los datos que la propia red social te va solicitando, tales como:

  • Másters, posgrados o doctorados.
  • Licenciaturas o grados universitarios.
  • Idiomas y su nivel.
  • Cursos y conferencias.
  • Habilidades y destrezas.
  • Publicaciones.
  • Puesto de trabajo actual y responsabilidades.
  • Resto de trabajos que has desempeñado en tu vida laboral.

El poder de conectar de Linkedin

malas prácticas en LinkedinA partir de este momento, Linkedin se pone a trabajar para ponerte en contacto con gente que ellos creen que te va a interesar: Desde antiguos compañeros de colegio a compañeros de universidad o, incluso, de otros trabajos.

Y, por supuesto, los responsables de personal y de recursos humanos de las empresas de tu sector van a ser informados de que has aparecido en Linkedin. Con todas las consecuencias positivas que esta situación puede llegar a tener siempre y cuando no caigas en malas prácticas en Linkedin.

Una vez finalizado el acceso a Linkedin, se empieza a comprobar con los primeros movimientos el gran poder de conectar que guarda Linkedin. Así es que esta red social explora, escudriña tus datos, destripa tus posibles relaciones y comienza a realizar su trabajo. Que se puede resumir en que te van a empezar a ver y tú comenzarás a visualizar perfiles y opciones escogidas según los datos que hayas ingresado en tu perfil en Linkedin.

Una vez más, tienes que evitar las malas prácticas en Linkedin para que te vean los perfiles y las empresas que te interesan. Y a las que les interesas, claro. Los resultados dependerán de que tu información sea exacta.

Recupera contactos antiguos

Los ejemplos para que te olvides de las malas prácticas en Linkedin son sencillos. Cuando rellenas en el perfil que has desempeñado tal o cual puesto de trabajo en una u otra empresa, en un periodo de tiempo concreto, Linkedin chequeará rápidamente entre todos los perfiles que dispone. Y tratará de encontrar otros empleados que hayan trabajado en esa empresa en el periodo de tiempo que has señalado.

No hace falta que sean grandes empresas multinacionales, universidades o entidades de las administraciones públicas. Incluso en el caso de empresas de tamaños medios o pequeños, Linkedin localiza a muchos antiguos o actuales empleados y te los puede indicar como potenciales contactos para ti. Este es exactamente su trabajo y uno de sus mejores valores añadidos.

La conclusión a este respecto es que evitando las malas prácticas en Linkedin puedes, al igual que muchos usuarios de esta red social profesional, recuperar una buena proporción de contactos olvidados a lo largo de los años.

10 consejos para evitar las malas prácticas en Linkedin

perfil en LinkedinUna de las cuestiones esenciales para evitar las malas prácticas en Linkedin es asegurarte de que el contenido, los datos y las fechas que introduces en el contenido de tu perfil en Linkedin sean lo más fieles posibles a la realidad. No hay que engañar, ni camuflar, ni mentir y, por supuesto, no generar falsas expectativas que pueden recaer de forma negativa en tu carrera profesional.

Eso sí, si hay algo natural es que todo el mundo, en su afán por presentar sus méritos académicos y profesionales, busca la forma de presentar su currículo de la mejor forma posible. Y es también posible, natural y humano que en este objetivo se caiga en la tentación de adornar en demasía nuestros méritos.

La delgada línea roja que separa un adorno de una falsedad es algo que hay que tener muy en cuenta y saber detectar como una de las malas prácticas en Linkedin más generalizadas. Con lo que debes estar seguro que esta forma de proceder arruinará prácticamente de forma segura cualquier ambición profesional que busques en esta red social. 

Este es un decálogo sencillo de algunas de las malas prácticas en Linkedin que tienes que evitar a toda costa para no ver tu perfil arruinado:

1.- Completa el perfil

malas prácticas en LinkedinEs una de las claves. En Linkedin no hay nada que ocultar sino que hay que desvelar todo lo que eres, todo lo que has estudiado y todo lo que has trabajado. Linkedin es un lugar para promocionarte profesionalmente. Y prácticamente todo el mundo está ahí dentro.

Completa el perfil e incluye una buena fotografía tuya para que te vean la cara y para que los contactos te puedan identificar. No debe ser la primera foto que te encuentres. Busca una que demuestre tu implicación profesional, nada de ámbitos de amistades o familiares. 

2.- Personaliza las solicitudes de contacto

Una mala práctica es ser frío e impersonal. La netiqueta es fundamental en la red social Linkedin. Cuando quieras contactar con alguien sé amable, educado y cordial. Busca contactos con los que tengas intereses comunes de forma que cuando establezcas el contacto puedas realizarlo de una forma más personal. Eso sí, siempre dentro del contexto profesional de Linkedin.

3.- No tengas prisa

Es fácil de comprender. Si alguien te acepta como contacto no lo utilices para, en un santiamén, lanzarle una oferta de venta. No tengas prisa. Cultiva primero la relación. El caso contrario da mala imagen y el contacto puede salir corriendo rápidamente.

4.- Nada de spam

Olvídate del spam y del correo basura. Los mensajes masivos dentro de una red profesional como Linkedin son como pegarse un tiro en el pie. No se debe ofrecer productos o servicios masivamente en una red social donde lo que se busca es segmentar para encontrar el contacto, el servicio y el producto que estás buscando.

Si lo haces, generarás el efecto contrario. En vez de provocar una reacción positiva, el spam y los correos masivos hacen que se borre directamente el correo sin molestarse a leerlo. Puede, incluso, borrar al contacto que envía este correo electrónico masivo.

5.- Utiliza las recomendaciones

Una de las opciones de Linkedin mejor valoradas son las recomendaciones. Se trata de que uno de los contactos que te conoce de cerca escriba unos párrafos loando tus valores profesionales.

La idea es que aporten un valor añadido a tu perfil. Evita por una parte que tu perfil sea un compendio de recomendaciones y también que estas te las escriban gente que no está vinculada al cien por cien contigo.

6.- No mientas ni adornes en exceso

malas prácticas en LinkedinNi se te ocurra mentir, ni incluir falsedades, ni cursos ‘tuneados’, ni formaciones maquilladas. Se van a enterar. Por no decir que si cuela puedes acceder a una responsabilidad en la que fracases rápidamente. Todo tu itinerario académico y laboral tiene que poder ser contrastado. La transparencia es una de las mejores herramientas para la promoción laboral.

7.- Respeta la cronología

Es otro de los puntos clave. Es muy importante que la cronología de tu perfil laboral en Linkedin concuerde. Que haya en primer lugar unos años de formación académica, que luego entren las prácticas y los cursos de posgrado. Que entre medias puede haber todo tipo de cursos y conferencias, charlas y seminarios. Pero todos ellos muy bien ordenados, sin que chirríen las fechas, que solamente indicarían falsedades.

A partir de ahí, los trabajos que has realizado. Siempre, perfectamente fechados y documentados y explicando las responsabilidades realizadas en el puesto.

8.- Olvida el autobombo

Estar orgulloso de tus titulaciones y empleos profesionales es algo digno y muy respetable. Pero no peques nunca de exceso. Olvídate del “yoísmo” y del autobombo. Los datos y las fechas en su sitio son la mejor imagen que puedes dar de ti.

9.- Linkedin no es Facebook

En efecto. Linkedin es trabajo. Y Facebook puede ser trabajo o la barra de un bar llena de las fotos de la última fiesta. O de las últimas vacaciones. Pero Linkedin es trabajo. Utiliza esta red social como si estuvieras en tu trabajo. Así no te equivocarás nunca.

10.- Actualiza a menudo

Linkedin te permite mantener tu currículo actualizado de una forma sencilla. Una de las malas prácticas en Linkedin es que estés ya en el año 2019 y tu perfil en Linkedin solo llegue cronológicamente hasta, por ejemplo, 2015. Actualízalo. Es una forma de demostrar que eres una persona a la que le interesa cuidar la carrera profesional.

¿Ya tienes un perfil perfecto en Linkedin, creas contenidos de valor y quieres generar más ingresos? Prueba Coobis, la plataforma de Branded Content & Influencer Marketing que te pondrá delante oportunidades de miles de anunciantes.