Cómo determinar la frecuencia de posts adecuada para tu blog

blog frecuencia de posts

Si te has lanzado hace poco a la aventura de tener un blog, seguramente ya te habrás enfrentado a varios retos. El nombre, la plataforma, el diseño, son decisiones importantes. Una vez que estás listo para empezar habrá otra pregunta que te rondará la cabeza: “¿Tendrás visitantes?” La respuesta dependerá de cómo lo trabajes. Y, en ese sentido, aprendiendo a determinar la frecuencia de posts adecuada para tu blog.

Es cierto que la frecuencia de publicación no es el único factor determinante para el éxito de un blog. La temática elegida y la calidad de tus entradas son algunos de los pilares básicos. Pero en función de los objetivos que te marques tendrás que establecer una periodicidad u otra.

Estas son algunas de las claves que te pueden ayudar a la hora de decidir la frecuencia de posts que más se ajuste a tus necesidades:

1.- Temática del blog

Xataka foto

Uno de los principales factores que te dará pistas sobre la asiduidad de tus publicaciones es la temática de tu blog. No es lo mismo enfocarte a temas genéricos que centrar la actividad sobre uno en concreto.

Elegir una temática más generalista te abre mucho más el abanico. Como ejemplo de ello tienes el portal Xataka Foto. Han elegido una temática tan amplia como la fotografía en su conjunto. Lo que les permite publicar varios posts todos los días.

En este blog puedes encontrar a diario las útimas novedades de las marcas líderes en fotografía. Pero cuando no hay nada nuevo que contar, siempre disponen de reportajes atemporales o tutoriales para aprender los primeros pasos de la fotografía. O para que perfecciones una técnica en concreto.

Como ves, optar por un tema mucho más amplio da más juego a la hora de publicar con mayor asiduidad. Si has decidido dedicarte en profundidad a un tema, muy especializado, tu capacidad de sacar temas estará muy acotada. Si te gusta la tecnología, por ejemplo, pero has decidido focalizar tu atención sobre los smartphones de Huawei los temas sobre los que puedes opinar serán más limitados.

Puede que haya semanas de grandes lanzamientos en los que puedas escribir un post al día, o incluso más. Pero también habrá periodos en los que no haya de dónde rascar y tengas que publicar dos posts a la semana como máximo.

2.- Tiempo de dedicación

Sin lugar a dudas uno de los factores decisivos a la hora de decidir cuál será la frecuencia de posts de tu blog son las horas que puedas dedicarle. El trabajo, la familia, los compromisos… todos ellos le comerán tiempo a tu pasión por escribir.

En la medida de lo posible, lo ideal es que dediques una franja concreta para ponerte frente al ordenador a teclear. Para ser más productivo, sobre todo si el trabajo o la familia no te deja mucho tiempo libre, lo mejor es que un día a la semana te lo tomes para pensar temas.

Si quieres publicar con una frecuencia de días alternos, con cuatro temas tendrás suficiente. Con ellos en mente, crea un calendario de publicaciones. Es decir, planifica cuándo quieres publicar cada uno. Si a lo largo de la semana se te ocurren más temas, apúntalos en tu calendario.

3.- Tipo de contenido

El contenido que vas a publicar en tu blog también te ayudará a decidir cuál debe ser la frecuencia de tus posts. Si tu intención es seguir la actualidad sobre una temática, lo que esperan tus lectores es que al menos una vez al día les aportes algo de valor. No tienen sentido que publiques una noticia sobre el lanzamiento de un nuevo gadget tecnológico con dos días de retraso.

Por el contrario, si los textos o vídeos que vas a publicar en tu blog son artículos más sesudos, de análisis de productos o del tipo tutorial, la frecuencia varía notablemente.

Este tipo de contenidos son atemporales. No van ligados a la actualidad inmediata. Por ello, la asiduidad con la que puedes ir publicándolos en tu blog puede espaciarse más en el tiempo.

4.- ¿Cuáles son tus objetivos?

A la hora de crear un blog lo primero que tienes que hacer es preguntarte qué quieres lograr. ¿Quieres dinero? ¿Reconocimiento? ¿Pasar el rato? ¿Diversión? En función del objetivo que te marques, la frecuencia será un factor más o menos importante.

Si tu intención es la de disfrutar de tu blog, que sea un pasatiempo o una válvula de escape, probablemente poco te importe que tus visitas no pasen de 100 lectores.

Si, por el contrario, estás pensando en posicionarte como referente en un tema concreto, la situación es muy diferente. Para estar en la cresta de la ola vas a tener que publicar mucho contenido.

Puedes tomar como ejemplo a Juan Merodio, uno de los expertos en marketing digital, redes sociales y transformación digital más conocidos. ¿Cómo ha logrado posicionarse de esa manera? Siendo constante y generando contenido todos los días.

Si te das una vuelta por su sitio web, te darás cuenta de que cada día publica, como mínimo, una entrada en su blog. Pero no sólo eso. También sube un vídeo a diario en su canal de Youtube.

5.- Conoce a tu lector

Se trata de un factor que ya habrás visto en múltiples ocasiones. Conocer a tu público objetivo es vital. ¿Por qué? Para poder darles el tipo de contenido que realmente quieren consumir.

El tipo de público de tu blog determinará también la frecuencia de posts. Si lo que esperan de tu blog es que les informes sobre las noticias más importantes acerca de un tema, deberás producir varias entradas al día. Si te encuentras en esta situación, lo importante será la cantidad de posts al día que puedas producir.

Por el contrario, si te diriges a un nicho de público que busca un contenido de calidad, la situación es diferente. Para conquistarlos necesitarás dedicar el tiempo que cada post requiera. Que puede alargarse hasta las 10 horas de trabajo. Esto limitará tu capacidad de producción de contenido. Lo que te llevará a estar en disposición de publicar uno o dos posts a la semana. Siempre en función de lo que profundices en cada texto.

Conocer a tu público te llevará algo de tiempo. A medida que vayas publicando posts en tu blog irás obteniendo algunas pistas sobre qué es lo que esperan de ti. Una fórmula que te puede servir para indagar el tipo de público que te sigue es mostrarte abierto a recibir sus comentarios o correos.

¿Cuál es la extensión adecuada para un post?

De la misma forma en que tu lector te va a dar pistas para definir la frecuencia de posts de tu blog, también lo hará sobre la extensión de los textos.

Si cuentas con un perfil de lector que busca un análisis sobre un tema, producto o servicio, la extensión es algo que poco le va a importar. Lo que busca es un contenido gourmet. Y no le importará invertir tiempo en leer toda la entrada.

Eso no quiere decir que todos tus posts puedan ser infinitos y se vayan hasta las 5.000 palabras. Hay un límite para todo. Con moverte en un horquilla de entre 1.500 a 2.000 palabras es suficiente para un texto de ese estilo. Por contra, para contenido de noticias o más liviano será suficiente con superar las 300 palabras.

Constancia para lograr el éxito con un blog

Si después de haber llegado hasta aquí sigues con dudas, tranquilo. Es normal no saber muy bien cómo acertar. Eso lo irás viendo a medida que escribas y obtengas el feedback de tus lectores.

De todas formas, para empezar a trabajar lo más recomendable es que empieces publicando un post al día. Con ello lograrás dos cosas:

  1. Por un lado, irás generando un hábito de tomarte unos minutos cada día para pensar y escribir una entrada. Lo más importante a la hora de abordar un blog es la constancia. Hay quien empieza publicando con mucha asiduidad, luego echa el freno y postea una vez a la semana, al mes… hasta que deja de publicar. Como todo en la vida, lo importante es ser constante. Y para ello nada mejor que generar el hábito de escribir día a día, aunque sean unos pocos párrafos.
  2. Por otro lado, debes tener en cuenta que al publicar un post con una frecuencia determinada creas también un hábito en tus lectores. Sabrán que en tu blog contarán con una píldora de los temas que les gustan. Eso también implica que si dejas de ser constante y tus post ya no cumplen con la regularidad, perderás a tus lectores.

Frecuencia para ganar visibilidad

Otra de las razones por las que es interesante publicar un post al día es la de ganar mayor visibilidad. No hay una regla del éxito en el mundo del blogging. Pero cuanto más contenido generes, sobre todo de calidad, mayor será la visibilidad que obtengas.

Para ello, debes intentar posicionar bien tus entradas. Si tus posts se sitúan en los primeros puestos cuando alguien realice una consulta en los buscadores, te reportarán más visitas. Para conseguirlo, lo mejor es que optes por elaborar un contenido de mucha calidad, con palabras clave bien definidas y optimizarlo para los motores de búsqueda. Y cómo no, compartirlo a través de las redes sociales que realmente te ayuden a llegar a más gente.

¿Quieres ganar en visibilidad? Una manera interesante es formar parte del directorio de medios de plataformas de content marketing como Coobis. Tan sólo tienes que registrarte como medio y dispondrás de una ficha de tu blog en el directorio de Coobis de manera completamente gratuita. ¿A qué estás esperando?

Déjanos un comentario: