Errores gramaticales más frecuentes que sueles cometer

¿Nunca has cometido errores gramaticales en tus posts? Los contenidos son un gancho brutal para acercarte a tu público, atraerlo, educarlo, mantenerlo a tu lado y crear la confianza necesaria y la autoridad suficiente para generar relaciones duraderas de negocio.

Pero también es sabido por todos que para ello, la información que compartas debe ser de calidad. Esto quiere decir que no solo el tema a tratar debe ser totalmente acertado, coherente y oportuno. Si no que la forma en la que se expone debe ser legible, cómoda y fácil de entender.

Por lo general en este punto se tiende a hacer hincapié en cuestiones de organización, estructura e incluso elección de imágenes. Sin tener en cuenta que existen errores gramaticales capaces de arruinar todo tu trabajo en tan solo un segundo.

Los errores gramaticales pueden darse por muchas razones. Por falta de atención, por no revisar los contenidos una vez redactados o por el desconocimiento. Aunque por suerte existen varias tácticas ideales para ayudarte a garantizar la buena redacción de tus contenidos.

Tener a mano recursos como los diccionarios en línea de la RAE o el diccionario panhispánico de dudas son algunas de las alternativas para evitar errores gramaticales. Pero sitios como WordReference también te serán de gran ayuda si quieres tener una mayor riqueza gramatical. Sobre todo porque te proporcionará un sinfín de sinónimos y antónimos, además de aclaraciones sobre la conjugación de los verbos.

¿Cuáles son los principales errores gramaticales?

Con todo, resulta interesante que tengas en cuenta los errores gramaticales a la hora de redactar un post o de querer hacer marketing de contenidos. Por eso hoy aprenderás a poner solución a los fallos más habituales.

1.- Uso incorrecto de palabras homófonas

Uso incorrecto de palabras homófonasSin duda uno de los mayores errores gramaticales que puedes cometer y que, se cometen, tiene que ver con las palabras homófonas. Y es que al sonar igual al pronunciarse, se tienden a cometer equivocaciones a la hora de escribirlas. Como consecuencia, se da pie a errores descomunales. Entre las más comunes puedes encontrar:

  • Haber y a ver. “Haber” es un verbo, mientras que “a ver” es una de las combinaciones de las preposiciones. ¿Cuántas veces has leído errores gramaticales como “haber qué tal”? Ten mucho cuidado porque un error así puede quitarte toda la reputación en un momento.
  • Halla, haya, allá y aya.
    • “Halla” es del verbo hallar.
    • “Haya” es del verbo haber.
    • “Aya” es la persona que se ocupa de cuidar a un niño.
    • “Allá” es un adverbio de lugar.
  • Ahí, hay y ¡ay!.
    • “Hay” pertenece al verbo haber.
    • “Ahí” es un adverbio de lugar.
    • “¡Ay!” es una interjección que sirve para expresar dolor u otras emociones.

Como puedes ver en la infografía, existen muchos más errores típicos en los que se suele caer y que deberías evitar.

2.- Uso del sujeto a lo largo del texto

Si estás creando contenido continuamente para tu blog, debes dejar claro quién habla. Si eres tú quien lleva la voz cantante, si quieres dirigirte a la audiencia como un equipo de trabajo, hablas de “nosotros“, etc.

Uno de los errores gramaticales que se suelen dar en content marketing es no ser coherente con el uso del sujeto a lo largo del contenido. A veces se empieza el texto hablando en primera persona y después se cambia a primera persona del plural, etc.

Procura mantener siempre una coherencia. Solo así conseguirás captar la atención del usuario y conseguir que consuma tus contenidos de principio a fin.

3.- Uso innecesario de mayúsculas 

Uno de los principales errores gramaticales con el que debes acabar cuanto antes es el uso de mayúsculas sin ton ni son. Por lo general, se suele caer en este error por la cercanía que se tiene al inglés. Sin embargo, en español, el uso de las mayúsculas es más especial. Tanto es así que existen ciertas reglas de uso que definen cuándo utilizarlas:

  1. Empiezan por mayúsculas los nombres propios. Ya sean de personas, marcas, empresas o instituciones.
  2. Se emplea la mayúscula en la primera palabra que vaya detrás de alguno de estos signos:
    • Punto seguido.
    • El punto aparte.
    • El inicio de una oración.
    • Tras el cierre de una interrogación o exclamación.
    • Tras los puntos suspensivos.
  3. Cuidado con los títulosEstos elementos tienen sus propias reglas. Sin embargo, para evitar los errores gramaticales más comunes procura incluir la mayúscula únicamente en la letra inicial.
  4. No incluyas la mayúscula en los siguientes casos:
    • Cuando quieras hablar de cargos. No digas “Director de marketing”. La palabra “director” debe ir en minúsculas.
    • Si al escribir una palabra tienes dudas sobre si ponerla en mayúscula o minúscula, es mejor que optes por la minúscula. Tendrás menos probabilidades de cometer errores gramaticales.
    • Jamás redactes un texto en mayúsculas. Se entiende como un grito, resulta agresivo para la audiencia.

4.- Tilde diacrítica

errores gramaticales tildeLas tildes diacríticas forman parte de los errores gramaticales más comunes que deberías evitar.

Verás, actualmente tienes a tu disposición una gran cantidad de palabras monosílabas. Y a medida que ha ido pasando el tiempo, esas palabras han perdido su tilde. Todas menos algunas que la conservan gracias a una regla que dicta que existen términos homónimos y de vocablos iguales pero con diferentes significados. Los más comunes son los de la imagen, pero existen muchos más.

5.- La coma

errores gramaticales comaUno de los principales errores gramaticales es pensar que la coma sirve como pausa para dar un poco de aire dentro de una oración larga. Y no es así. Al igual que otros elementos gramaticales, la coma también sigue unas reglas de uso.

  • Entre los principales errores gramaticales que hacen referencia a la coma se encuentra el siguiente: Bajo ningún concepto puede separar el sujeto del predicado. Aunque el sujeto sea muy largo.
  • Tampoco es correcto que la coma separe el verbo del complemento directo.
  • Y por último, tampoco se utiliza en las conjunciones “y”, “e”, “o”, “u”, “ni”.
  • Se incluye antes del “etc“.
  • No está bien incluirla antes de una pregunta. Por ejemplo, decir: “Entonces, ¿lo entiendes?” estaría mal dicho. La coma no debe incluirse ahí.

¿Para qué sirve?

  1. Para separar enunciados.
  2. Aclarar conceptos.

6.- Porqué, por qué, porque, por que

El mal uso de uno de estos términos podría cambiar el rumbo de tu frase por completo.

  • Porqué. Hace referencia a una causa. “No entiendo el porqué de ese resultado”.
  • Por qué. Se utiliza para incluir oraciones interrogativas y exclamativas. Por ejemplo, “¿Por qué no te da un resultado positivo? o “No entiendo por qué lo haces así“.
  • Porque. Se emplea para incluir oraciones subordinadas que expresan causa y se pueden sustituir por “puesto que“, “debido a” o “ya que“. “No me dio ese resultado porque el procedimiento fue erróneo. No me dio ese resultado puesto que el procedimiento fue erróneo”.
  • Por que. En este caso, resulta más habitual emplear el relativo con artículo antepuesto, es decir: el que, la que, etc.

7.- Y/o

Entre los errores gramaticales se encuentra el desconocimiento del empleo de la conjunción “o”. Se tiende a pensar que es excluyente cuando no lo es. De hecho, refleja alternativas. Pero no la exclusión. Es decir, con decir solo “o” en lugar de “y/o“, es suficiente.

8.- Evita discordancias

Los errores gramaticales más comunes en este sentido hacen referencia a las discordancias entre el sujeto y el predicado:

  • Mal dicho: Son gente especializada y trabajan como tal.
  • Bien dicho: Es gente especializada y trabaja como tal.

Gente es tercera persona en singular, que hace referencia a un conjunto de individuos.

9.- ¿Debes redactar los números o incluir las cifras?

Qué prefiere tu audiencia ¿que escribas los números con letras o que los presentes con cifras? ¿Hay algo que te haga parecer más profesional?

Por norma general, es más recomendable presentar los números escritos con letras. Sin embargo, aquellos que son excesivamente grandes o que incluyen decimales y que realmente son importantes, deben mostrarse con cifras.

10.- Abreviaturas

Muchas veces se incluyen abreviaturas pensando que la escritura será más fluida y que se empatizará más con el lector. Sin embargo, no toda tu audiencia es conocedora de las abreviaturas que puedes incluir. Y no te conviene que ésta desconecte del texto para buscar el significado de alguna de ellas, ya que corres el riesgo de que se vaya.

Lo mejor en este caso es que redactes el término completo la primera vez que hables de él e incluyas la abreviatura entre paréntesis. De este modo, después podrás incorporarla teniendo la certeza de que el lector ya conoce su significado.

11.- El uso de los gerundios

Los gerundios son los verbos que terminan en “ando“, “iendo” o “yendo” y se emplean para describir dos acciones al mismo tiempo. Pero por esta misma razón suelen surgir errores gramaticales sin que uno se dé cuenta.

Es decir, los gerundios no se emplean cuando la acción que se describe es posterior al verbo principal de la oración. Para dar con la mejor manera de utilizarlo, lo ideal es que le hagas una pregunta al verbo. En caso de que la respuesta sea el gerundio, significará que está bien empleado.

Si temes caer en este tipo de errores gramaticales, deberías saber que en Coobis puedes crear todo tipo de campañas de content marketing garantizando que estarán correctamente redactadas. Ya sean webs, Facebook Fan Pages, cuentas de Twitter, Instagram, Youtube, etc. Entra e infórmate.