Optimiza tu estrategia de contenido para redes sociales

contenido para redes sociales

 

Elaborar una estrategia de contenido para redes sociales que resulte productiva y efectiva en la búsqueda de unos objetivos comerciales determinados no es tarea sencilla.

En muchas ocasiones, se busca más la interacción e identificación del cliente con la marca que la consecución del objetivo de negocio en cuestión, que no es otro que la venta final.

En otras, ocurre completamente lo contrario y las distintas plataformas de Social Media se convierten en puros instrumentos de venta.

Lo ideal para una empresa de Ecommerce podría decirse que se basa en lograr cierto equilibrio entre ambos aspectos sin descuidar otras cuestiones importantes.

Quizás podríamos definirlo como la creación de una comunidad de seguidores con un perfil de clientes o clientes potenciales de la marca.

No nos engañemos, el número de seguidores siempre es importante y hoy en día incluso marca el nivel de relevancia de unas empresas frente a otras.

Pero lo que resulta verdaderamente productivo para la compañía es la calidad de esa legión de followers y en este caso, la labor no resulta tan sencilla…

 

Cómo generar contenido para redes sociales

 

Los distintos perfiles de followers

 

contenido para redes sociales

Tal y como hemos comentado anteriormente, es fundamental para una compañía conocer qué tipos de perfiles componen su target general.

Como es lógico, cuando una empresa tiene miles de seguidores en redes sociales es muy probable que muchos de ellos tengan muy pocas cosas en común, pero lo que está claro es que sí hay una que comparten, la relación con la marca.

La primera labor consistirá en tratar de predecir qué motivos pueden llevar a los distintos tipos de perfiles que componen nuestro público objetivo a seguirnos y posteriormente, ofrecerles dichas razones a través de contenidos de calidad.

Es lo que podríamos denominar una estrategia de content marketing enfocada a Social Media. Quizás así explicado no resulte muy fácil de entender, pero seguro que mediante un ejemplo queda mucho más claro:

Si por ejemplo, nosotros fuéramos una empresa de videojuegos deportivos, nuestros clientes potenciales no tienen por qué ser exclusivamente consumidores habituales de videojuegos.

Es posible que a través de algún contenido interesante y llamativo relacionado con alguna de las disciplinas deportivas en cuestión, captemos la atención de un montón de amantes de ese deporte.

Y quién sabe, igual hasta alguno de ellos termina por comprar alguno de nuestros videojuegos tras haber recibido información sobre ellos en siguientes publicaciones… ¿Ves la relación? ¡En eso consiste!

Por supuesto, sea cual sea nuestra fuente de ingresos, si queremos que nuestra estrategia de contenido para redes sociales resulte provechosa, tendremos que pensar tanto en nuestros clientes como en aquellos consumidores que pueden llegar a serlo. Como es habitual en estos casos, la búsqueda del equilibrio es la medida más acertada.

De nada sirve captar la atención de nuevos clientes potenciales si al pasar a formar parte de nuestra comunidad se encuentran con una legión de clientes reales que se sienten olvidados por la marca.

Por eso, lo más acertado es dividir esos perfiles que mencionábamos anteriormente en dos grandes grupos:

  • Clientes
  • Posibles clientes

Y dentro de estos dos conjuntos, establecer una serie de subcategorías que traten de envolver a la mayor parte de perfiles existentes.

Algo a tener en cuenta en este sentido es que dentro del grupo de posibles clientes debemos pensar en incluir a esas personas que pese a que finalmente es muy probable que no compren, pensemos que van a ayudarnos a seguir creciendo mediante interacciones, menciones, likes o retweets.

Es lo que veníamos comentando antes con el ejemplo de la empresa de videojuegos. En ese caso, muy probablemente, muchos de los consumidores de esos posts o tweets relacionados con un deporte en cuestión, no terminen por comprar el videojuego, pero quizás, el hecho de que compartan nuestro contenido dentro de su comunidad, en la que seguramente haya más usuarios de su perfil, sí que puede terminar por traducirse en una conversión.

Como veis, la cosa es más compleja de lo que parece a simple vista, pero si tenemos claro los perfiles que queremos abarcar todo será mucho más fácil.

 

Marca la diferencia con tu contenido para redes sociales

 

Bien, ya tenemos bien definidos nuestros perfiles, los denominados “Buyer Persona” que hemos comentado en anteriores artículos…

¿Y ahora qué?…

contenido para redes sociales

 

Pues como es lógico, tendremos que elaborar un plan que abarque contenido para redes sociales enfocado a impactar a los distintos perfiles en su justa medida.

Por eso, es importante haber establecido previamente qué perfiles serán más importantes en relación a nuestro negocio, pues esos serán los principales protagonistas de nuestro “Conversation Plan“.

A la hora de definir nuestro plan, debemos saber que hoy en día el contenido audiovisual es sin duda, el más efectivo en Social Media.

Si lo que queremos decir, podemos decirlo directamente con una foto, genial, y si puede ser con un vídeo, mucho mejor.

Recordad siempre que nadie conoce mejor a nuestros seguidores que nosotros mismos, por lo que deberemos ser cuidadosos a la hora de seleccionar qué contenido tiene más posibilidades de terminar siendo viral si lo dejamos en manos de nuestra comunidad.

Por otro lado, mucho ojo con los mensajes incitando a la compra directa. Las redes sociales pueden ser grandes instrumentos de venta siempre y cuando se utilicen de manera efectiva, pero sin saturar a nuestros seguidores.

Claro está que entre nuestros followers habrá personas que no han sido ya consumidores de nuestro producto o servicio, pero hay que tener en cuenta que es posible que no nos sigan simplemente porque están interesados en comprarlo, sino porque les gusta el contenido que compartimos o básicamente porque les caemos bien como marca.

Y es que, no hay mejor vía que las redes sociales para labrarnos una “buena reputación” y terminar cayendo bien al público. Aunque parezca mentira, esto es algo que está directamente relacionado con las ventas: Si caes bien, venderás más y mejor.

Además, hay muchas otras cuestiones importantes a la hora de seleccionar nuestro contenido para redes sociales, pero en su mayoría siempre dependerán de esos “Buyer Persona” a los que queramos impactar y del tipo de servicio o producto que ofertemos.

Como en todo, las posibilidades son prácticamente infinitas, pero por lo general, dar con la tecla no es tarea fácil. No desesperes, el tiempo siempre te ayudará a conocer mejor a tu comunidad e ir ampliándola. ¡La clave está en estudiar los resultados día a día y no rendirnos!

 

 

Déjanos un comentario: