Cómo hacer Growth Hacking sin morir en el intento

Hacer Growth Hacking se ha convertido en una de las modas de mayor interés en el mundo del marketing digital. Las iniciativas digitales más emprendedoras buscan un crecimiento constante y rápido. Y para ello se necesitan estrategias ingeniosas que potencien la marca y la captación de leads.

Las estrategias de marketing que ponen el foco en hacer Growth Hacking suelen ser novedosas e imaginativas. Además, la buena noticia es que no son exclusivas para profesionales de grandes empresas con recursos de todo tipo. Cualquiera que cuente con las habilidades, herramientas y el impulso adecuado puede hacer Growth Hacking para aumentar el alcance de un producto y de los suscriptores a los espacios digitales de la marca.

¿Sabes por qué hacer Growth Hacking puede ser útil para tu negocio, independientemente de que éste acabe de nacer? Porque es una forma de pensar, no solo un cúmulo de tácticas creadas para mejorar la tasa de conversión.

Además, dado que el 93% de los responsables de marketing B2B y el 86% de los responsables de B2C utilizan el content marketing como el principal canal de adquisición, te resultará de interés entender cómo se puede hacer Growth Hacking para impulsar la generación de bases de datos de posibles clientes. Posteriormente, necesitarás aplicar otras técnicas de marketing para llevarles a la conversión.

¿Qué es y cómo hacer Growth Hacking?

El Growth Hacking es una disciplina mixta que pone en común diferentes técnicas de marketing, redes sociales, ingeniería, mejora del producto y analítica web para lograr un crecimiento efectivo de la empresa.

De hecho, para conseguir esos resultados se trabaja sobre diferentes métodos científicos. Es decir, se ponen sobre la mesa una serie de hipótesis y, mediante pruebas, se determina qué técnicas son válidas y cuáles deben ser descartadas.

Además, cabe destacar que el Growth Hacking es la combinación de curiosidad, creatividad y analítica. Con un mix de esos tres elementos se logra un mayor crecimiento de usuarios que con cualquier otra técnica. Algo que han sabido aprovechar las startups para lograr crecimientos exponenciales.

Diferencias entre marketing tradicional y Growth Hacking

Diferencias a la hora de hacer Growth HackingPor tanto, tal y como se observa en el gráfico superior, las 4 grandes diferencias entre las técnicas de marketing tradicional y hacer Growth Hacking son:

1.- El perfil de la persona que aplica las diferentes técnicas es radicalmente diferente. Si el responsable de marketing tradicional generalmente tiene una educación de negocios o artística, el growth hacker es un perfil más técnico. Lo que le hace ser más analítico. Y basar sus decisiones en los datos obtenidos más que en encuestas, paneles o en meras intuiciones.

2.- El enfoque del marketing tradicional se basa en acercar el producto a unos usuarios. Y provocar que les guste. Por el contrario, hacer Growth Hacking se centra más en la creación de productos que los usuarios quieran. El foco se pone más en escuchar al usuario antes incluso de crear el producto.

3.- Gran parte del marketing digital tradicional se soporta sobre medios pagados. Por su parte, las técnicas de Growth Hacking que han dejado boquiabiertos a muchas marcas suelen optar por alternativas gratuitas. Llegando, incluso, a crear soluciones tecnológicas que, en muchos casos, llegan a los límites de lo permitido.

4.- Uno de los grandes errores del marketing tradicional es que no se ha trabajado hasta ahora con una definición clara de acciones y objetivos en funnels de conversión. Algo que a la hora de hacer Growth Hacking es esencial. Si por algo destacan estas técnicas es por focalizarse en dar al usuario lo que quiere en cada fase del embudo hasta llegar a la ansiada conversión.

Con todo, siempre resulta interesante hacer un repaso de técnicas de Growth Hacking que hayan llevado a cabo otras empresas. Sobre todo para entender el mercado y no desperdiciar recursos.

4 ejemplos de Growth Hacking de los que aprender

Aunque para algunos pueda llegar a parecer una disciplina casi esotérica, lo cierto es que aplicar algunas de sus técnicas no es complicado. De hecho, algunas de ellas obligan más a repensar y ser creativos con la tecnología que al uso de ingentes recursos económicos y de tiempo.

Por eso siempre resulta interesante hacer un repaso de algunas de las técnicas de Growth Hacking que mejor les han funcionado a algunas de las marcas que han apostado por este tipo de adquisición. Sobre todo para entender el mercado y no desperdiciar recursos.

1.- El sistema de referidos de DropBox

En muchos casos hacer Growth Hacking pasa por repensar la manera de captar leads. Por eso, técnicas como el sistema de referidos de DropBox hacen que muchos responsables de marketing se planteen cómo no lo habían puesto en marcha antes.

¿En qué consiste? Simplemente se trata de crear las condiciones para que los propios usuarios te recomienden a sus allegados. Para impulsarlo, DropBox utiliza sus propios servicios. Por cada persona que logres captar recibes un premio en forma de mayor capacidad. Todo un regalo que impulsa que los clientes traigan a muchos clientes más.

2.- El acceso exclusivo de Gmail

El coming soon de Gmail¿Quién no se acuerda de la manera que utilizó Google para dar a conocer y hacer crecer a su gestor de correo, Gmail? En una época dominada por Yahoo Mail y Hotmail en lo que se refiere a webmails, Google tuvo la inteligencia de generar un acceso exclusivo para una lista de usuarios.

La excusa era que no querían saturar los servicios pero lo cierto es que el hecho de que haya una lista de espera es uno de los factores más motivadores para el ser humano. Aquello que no está al alcance de cualquiera llama más la atención. Eso sin olvidar que, con este sistema, lograron ir aprendiendo de los propios usuarios qué era lo que, de verdad, necesitaban. Es decir, crearon el producto con los usuarios.

Y, posteriormente, siguieron trabajando con técnicas como las que se hicieron famosas desde DropBox aumentando el tamaño de los buzones de email, por ejemplo.

Lista de espera de RobinHood

Este sistema no es exclusivo de Gmail. No en vano otros servicios como RobinHood, una app para realizar trading en la Bolsa, incrementaron enormemente la captación de leads de esta manera. Como se observa en la imagen, RobinHood aprovechó dos técnicas de hacer Growth Hacking de manera paralela:

  1. El acceso exclusivo indicando, incluso el número de usuarios en la lista de espera.
  2. Una manera de subir peldaños en esta lista gracias a sistemas de recomendación que atraían a otros usuarios del entorno de los que ya estaban en la lista de espera.

3.- El crecimiento de AirBnB a lomos de Craiglist

El hack de AirBnb

AirBnb es, en la actualidad, la mayor cadena hotelera del mundo. Eso sin contar con ninguna habitación propia. Para lograrlo fue necesario un esfuerzo de captación de doble sentido:

  1. Usuarios que quisieran alquilar un sofá, una habitación o la casa entera.
  2. Personas dispuestas a alquilar estos espacios.

¿Cómo logró esta plataforma incrementar sus listas de registros hasta los millones que tiene en la actualidad? A caballo de Craiglist, una de las páginas web de mayor tráfico a nivel mundial.

Los creadores de AirBnb programaron un bot que publicaba de manera directa en Craiglist aquellos anuncios de alquiler que se creaban en su propia plataforma. Eso sí, con un enlace de vuelta a AirBnb. Teniendo en cuenta el enorme tráfico de Craiglist la estrategia hizo incrementar súbitamente la lista de registros de la plataforma de alquiler.

Fotografía de calidad

Sin embargo, AirBnb es una de las startups en las que merece la pena fijarse si quieres hacer Growth Hacking sin morir en el intento. Tanto para buenas como malas prácticas. Entre estas últimas, también centrada en Craiglist se encuentra la técnica de hace spam sobre los anuncios publicados.

¿Cómo? Haciéndose pasar por por usuarios que aconsejaban a quien ponía un anuncio de alquiler en Craiglist hacer lo mismo en AirBnb. Eso sí, con un tono humorístico.

Además, en AirBnb vieron que había una ventaja competitiva con los anuncios que se publicaban en Craiglist. Tenían imágenes de escasa calidad. Así, contrataron fotógrafos para que fueran a crear las mejores imágenes de algunos alquileres de sus usuarios. Una idea que dio sus frutos y que ha sido utilizada, posteriormente, por muchas plataformas del estilo así como ecommerce basados en contenidos de los usuarios.

4.- El pie de email de Hotmail

El pie de email de Hotmail

Con todo, uno de los hacks más famosos y, al mismo tiempo, más sencillos es el que utilizó Hotmail para lograr un crecimiento exponencial. La idea era simple: Añadir un pie de email en todos y cada uno de los emails gratuitos que se lanzaban desde su plataforma. El hecho de ser una de las pioneras en el concepto de webmail también ayudó.

El texto del pie, “Postdata. Te quiero. Consigue tu email gratuito en Hotmail“, ayudó y mucho. Los propios usuarios de Hotmail, simplemente por utilizar el servicio, atraían nuevos usuarios. Y visibilizaban la ventaja competitiva de Hotmail.

Pero éstas son sólo 4 de las múltiples técnicas de Growth Hacking que puedes utilizar para incrementar la captación de clientes. Algunas de las cuales se centran en el Influencer marketing, una especialidad para la que necesitas una plataforma de content marketing como Coobis.

Encuentra al influencer que necesitas en un directorio con más de 10.000 medios e influencers digitales. A partir de ahí, sólo necesitas aplicar creatividad, ingenio y tecnología. Con ello lograrás las conversiones que harán de tu estrategia un éxito.