Cinco claves sobre el Marketing de contenidos

marketing de contenidos
El Marketing de contenidos está ganando terreno a pasos agigantados a la publicidad convencional, dentro de las estrategias digitales de las empresas en los últimos años.

Es indiscutible que cada vez son más las compañías que optan por una buena estrategia de Inbound Marketing en detrimento de seguir invirtiendo en los formatos publicitarios convencionales.

 

¿Cuáles son las razones de este cambio de tendencia?

 

Una buena estrategia de Marketing de contenidos logra una mayor identificación del público con la marca.

El cambio principal radica en que ya no es necesario bombardear al posible cliente con persistentes anuncios, sino simplemente lograr levantar su interés para que sea él mismo quien se acerque a la marca de motu propio y en segundo término, termine por identificarse con ella de algún modo.

Ahorra costes, pues los formatos convencionales de publicidad digital suelen ser bastante más caros y en la mayoría de ocasiones, poco productivos si no se realiza una inversión importante. Es más elegante y menos intrusivo y por tanto, su recepción suele ser más positiva por parte de los clientes y clientes potenciales.

Por lo general, si logramos hacer que nuestra marca “caiga bien” dentro del sector, esto terminará por verse reflejado en nuestras ventas. El objetivo final es la creación de confianza por parte del cliente.

La empresa se convierte en una fuente de información relevante dentro del sector, lo que le indirectamente hará crecer su reputación y en último término, también sus beneficios.

Siempre es más sencillo conseguir la satisfacción de nuestros clientes una vez hayamos logrado previamente que se hayan interesado en nuestra marca y se hayan sentido identificados con ella.

Sin duda, hablamos posiblemente de la tendencia destinada a reinar en los próximos cursos en lo que a estrategias comerciales se refiere dentro del entorno digital.

Por ello, conviene tener claro ciertos conceptos clave en relación a su planteamiento, ya que nuestro éxito dependerá de ellos en gran medida.

 

5 Claves para tu estrategia de marketing de contenidos

marketing de contenidos

 

  • Conocer bien a nuestra audiencia

    Dentro del término audiencia englobaríamos a nuestros clientes, nuestros clientes potenciales, a aquellos perfiles que no lo son, pero que guardan algún tipo de relación con nuestra marca (followers, suscriptores, etc.),e incluso al público objetivo de nuestra competencia.

    Para esto es imprescindible comenzar con un análisis del mercado, tratando de averiguar qué factores mueven a nuestros clientes a consumir nuestros productos y servicios.

    También es interesante intentar llegar a saber por qué hacen lo propio con los de la competencia. Para ello, pueden realizarse encuestas, estudios de la competencia, análisis de nuestras propias ventas, de nuestro tráfico web etc.

    Cuantas más alternativas utilicemos, más completas y efectivas serán nuestras conclusiones y por tanto, más eficiente será nuestra estrategia de Marketing de contenidos.

 

  • Ser unilaterales en nuestros mensajes

    Al igual que los medios de comunicación suelen caracterizarse por una línea editorial claramente definida, las empresas deben comportarse de manera similar en cuanto a sus distintas herramientas de comunicación.

    En este sentido, es conveniente definir antes de comenzar cuál va a ser el tono y los aspectos a tratar en los contenidos que vamos a producir a través de nuestros distintos canales.

    Por supuesto, esto no implica que por ejemplo, en redes sociales mostremos un tono algo más informal que en las páginas de información de producto de nuestro site.

    Pero en general, el lenguaje y los contenidos producidos por nuestra marca deben guardar cierta alineación, como si nuestra marca contara con su propio idioma para dirigirse al público.

 

  • Nuestro objetivo de negocio unido al marketing de contenidos

    Esto no quiere decir que todos los contenidos que produzcamos estén dirigidos a la venta del producto o servicio en cuestión, pero ésta siempre deberá ser la meta final ya sea desde un primer, segundo o tercer plano.

    Como ya hemos comentado anteriormente, aspectos como caer bien al público, producir información de interés para un determinado sector de mercado o simplemente, provocar una sonrisa a través de una publicación en redes sociales, también pueden ayudar a vender más.

 

  • Estructura sólida y productiva

    El mejor método para lograrlo es la construcción de un Conversation Plan, que englobe los distintos canales a utilizar y los diferentes hitos importantes para la compañía a lo largo del curso.

    De este modo, nos aseguraremos aportar el contenido indicado para cada ocasión, desde todos los canales y de forma paralela y coherente.
    Recordad que lo primero es tener bien definido el calendario de acciones, previendo qué fechas serán importantes para la marca a lo largo del año (eventos, promociones, navidades, Black Friday etc.).

    Siempre podremos ir añadiendo hitos sobre la marcha, pero sobre una base previamente fijada. Es la única manera de que nuestro contenido resulte efectivo en relación a los objetivos determinados para cada momento.

 

  • Lograr el ansiado equilibrio entre calidad y cantidad

    Debemos evitar prácticas comunes como atosigar a nuestro público con demasiados mensajes o publicar posts por publicar, aunque carezcan de un contenido productivo para nuestra marca.

    Sabemos que alcanzar esa armonía no es fácil, pero no debemos darnos por vencidos, ya que se trata de un factor clave para el éxito final de nuestra estrategia. El secreto está en poner en práctica todos los puntos anteriores. De este modo, todo resultará mucho más sencillo.

Déjanos un comentario: