Cómo mejorar el contenido de tu blog (7 consejos de redacción)

Actualmente, la mayoría de las personas ya han creado un blog, ya sea para promocionar un negocio o difundir cualquier tipo de información. Pareciera ser una tarea fácil escribir diariamente uno o dos artículos acompañados de una imagen bonita.

Sin embargo, construir un blog exitoso no es una tarea fácil. Al contrario, debes invertir mucho tiempo y energía en esta labor. Cada aspecto del blog debe ser excelente para lograr el tráfico deseado.

Es cierto que no necesitas ser un escritor profesional para publicar tus artículos en la web. No obstante, debes contar con conocimientos generales en redacción para ofrecer a los lectores contenidos de calidad. El español o castellano cuanta con aproximadamente trescientas mil palabras y términos que debemos usar con inteligencia a la hora de crear nuestros escritos.

Si quieres mejorar el contenido de tu blog, este artículo es para ti. Recopilamos los errores más comunes de redacción y escritura en español para que logres producir un texto impecable:

 

1.- Uso excesivo de comas

 

En el español es común el uso de comas. Empero, debes evitar el uso excesivo de las mismas. Cuando separas muchas oraciones con comas vas a generar una dificultad innecesaria al lector. Lo mismo ocurre cuando separas con coma el sujeto y el predicado.

 

2.- Uso excesivo de mayúsculas

 

Sólo los nombres propios y la primera palabra luego de un signo de puntuación – puntos, signos de exclamación y de interrogación – se escriben con letras mayúsculas. Asimismo, no se usan mayúsculas al comienzo de los meses, cargos o después de los dos puntos.

Aunque los enunciados anteriores son los errores más comunes en el uso de las mayúsculas, existen decenas de reglas adicionales y amerita un artículo adicional para abarcarlas todas. Puedes buscar las reglas completas en internet para ampliar tu conocimiento del tema.

 

3.- Discordancias entre sujeto y predicado

 

Estas inconsistencias en los textos son conocidas como anacolutos o solecismo. Cuando se cambia repentinamente la estructura sintáctica, la oración se torna confusa. Este fenómeno es común cuando la oración está referida a grupos. Por ejemplo, está mal decir “son gente” o “habían muchas personas”, la forma correcta es “es gente” y “había muchas personas.”

 

4.- Párrafos demasiado largos

 

Los expertos en redacción recomiendan no sobrepasar las 10 líneas en un párrafo. En el caso particular de un blog, la longitud debe ser menor. Ya que los usuarios buscan una lectura ligera.

Para evitar que el lector pierda el interés al ver enormes y densos “bloques de texto”, trata de generar oraciones cortas que constituyan un párrafo no mayor a las seis líneas.

 

5.- Abusar de las palabras complejas

 

Según Ernesto Sábato “un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas“. Por ello, no vale la pena querer lucir intelectual con expresiones enredadas. Si te complicas mucho con un lenguaje rimbombante y ostentoso, no tendrás muchos lectores.

Lo ideal es que el contenido de tu blog este al “alcance” – intelectualmente hablando – de todos. Al menos que tu página esté dirigido a un pequeño grupo de académicos que manejen un jerga particular, las palabras usadas deben ser simples.

 

6.- Uso incorrecto de los acentos

 

En español existen palabras que cambian su significado, y por tanto su uso, cuando son acentuadas. Por ejemplo, no es lo mismo decir sólo que solo. La primera es un sinónimo de “solamente” y la segunda es usada para referirse a un elemento que no tiene compañía. Lo mismo ocurre con aún y aun, sé y se, entre otros.

Hay que ser especialmente cuidadoso con las palabras como, que, cuando y quien. Ya que la alternativa acentuada es usada de forma interrogativa y la segunda puede referirse a un adverbio o pronombre, dependiendo del caso.

 

7.- Cacofonías

 

La palabra cacofonía se refiere al efecto acústico producto de la mezcla de palabras o sonidos que son repetitivos y estridentes. Para evitarla, debes evadir usar una y otra vez las mismas palabras. Es recomendable sustituirlas con sinónimos.  

¡La buena ortografía enamorará a tus lectores! Ya estás listo para construir textos dignos de una obra literaria. Si sientes que requieres de ayuda extra para corregir tus manuscritos y corroborar que lo hiciste bien, puedes buscar un corrector gramatical en internet.

¿Conocías estas faltas en el español? ¿Conoces algún otro error común? No te quedes sin dejarnos tu opinión. Mientras tanto, puedes analizar los textos de algunos de los más de 10.000 medios disponibles en la plataforma de marketing de contenidos Coobis.