6 razones por las que fracasan los blogs

Una de las maneras para ganar dinero por internet haciendo lo que te gusta es llevando un blog. Debes tratar un tema que sea de interés para ti y sobre el cual tengas un vasto conocimiento. Lo suficiente como para que a los demás les parezca atractivo visitarlo y convertirse en un seguidor regular.

Comenzar la aventura de obtener ganancias monetarias con un blog no es una actividad sencilla, pero tampoco tiene nada del otro mundo. Si ya empezaste, o estás a punto de comenzar en esta aventura, es importante que leas a continuación las razones más comunes por las cuales hay tantos blogs abandonados en el gran universo de internet:

1.- Creencias erradas

razones por las que fracasan los blogsMuchas veces las personas comienzan con el proyecto y cuando ven que ha pasado un mes y no están recibiendo las 10.000 visitas que esperaban, empiezan a decepcionarse.

Los negocios por internet raramente tienen la característica de la inmediatez. Y esto es algo muy importante que hay que tener en cuenta desde el inicio para poder decidir si es para nosotros o si decidimos tomar otro camino donde la paciencia no sea tan fundamental.

2.- Blogs genéricos

Es imprescindible tener una visión del proyecto. Una que haga que tu blog sea algo innovador y no simplemente otra gota en el océano de las cosas nulas que se encuentran en la web.

Hay pocas cosas más tristes que un blog que no tiene su personalidad definida. Y esto influye, obviamente, en el público que atrae, ya que al no segmentar a sus consumidores será muy difícil que logre captar seguidores leales y a largo plazo.

3.- No promocionarlo

razones por las que fracasan los blogsComo todo negocio, los blogs también necesitan de promoción y en este caso las redes sociales son muy buenas aliadas. Uno de los errores que cometen los creadores de blogs es restarle importancia al potencial que tiene la publicidad.

Recuerda que poca gente llegará por casualidad. Necesitarás todas las herramientas que tengas a tu alcance en los sitios adecuados para que puedas captar a la mayor cantidad de internautas posible.

4.- Contenido pobre

Puedes tener unas alianzas estratégicas increíbles con otros bloggers, publicidad en páginas webs y unas redes súper activas, pero si alguien entra a tu blog y tu contenido es de baja calidad, no estás haciendo nada porque esa persona no volverá.

Las publicaciones deben ser interesantes, llamativas, tener ese je ne sais quoi que hará que las personas estén atentas a cada una de tus publicaciones para que puedas crear una audiencia base que te permita monetizarlo.

Siendo realistas, cómo vas a ganar dinero con un blog que solamente visitas tú, algún amigo que se apiada y alguna que otra persona por error. Eso no es posible. Así que es absolutamente necesario que tu contenido sea A-1 (llamativo, interesante, bien producido, entre otras cosas) para que pueda atraer –y mantener-  suficiente público.

5.- Baja Inversión de tiempo

razones por las que fracasan los blogsLas publicaciones deben ser frecuentes. Es una regla. En internet hay tantas opciones que si dejas de estar presente las personas se olvidan de ti. Esta es una de las razones que encabezan la lista de frecuencia por los que los blogs fracasan: Porque su creador no invierte el tiempo necesario en él tanto para crear nuevo contenido como para administrar todo lo relacionado al mismo.

Para que esto no te ocurra es importante la disciplina diaria. Y, si estás buscando obtener ventaja financiera de tu blog, debes verlo como una condición indispensable y como de tus motivaciones principales para dedicarle todo el tiempo que requiera para el éxito.

6.- Ignorar la optimización SEO

Con tantas páginas web que hay es muy fácil que nuestro público meta no llegue a enterarse de que existimos. Por esto es que existe la optimización SEO, para que tu blog aparezca entre los primeros resultados de los motores de búsqueda más importantes.

Si crees que tu blog está camino al fracaso, no te des por vencido. Puedes dar un cambio de timón si lo deseas y trabajas en pro de ello. Solo necesitas ser consciente de tus errores y disponerte a repararlos.